El periodista César Hildebrandt aseguró que a Alan García lo conduce el “temor” de afrontar investigaciones y que su pedido de asilo diplomático no responde a un acto de “conciencia”.

El periodista César Hildebrandt envió una carta al expresidente Alan García, quien pidió asilo diplomático al gobierno de Uruguay, horas después que se le dictara 18 meses de impedimento de salida del país, en el marco de las investigaciones del pago de coimas por parte de Odebrecht.

En su columna de opinión publicada en el semanario “Hildebrandt en sus trece”, el reconocido periodista cuestionó la “valentía” del líder aprista para afrontar los procesos en su contra, cuando tenía a magistrados que tenían “carnés apristas”.

“Una pandilla de magistrados de billeteras chanchas y carnés apristas se encargó formalmente de limpiarlo, señor. Y eso es lo que usted argumenta ahora: que un inferior de aquellos fiscales que bebían en su casa se atreviera a cuestionar su inexistente honestidad”, indicó.

Además, aseguró que a Alan García lo inmunda el “temor” de afrontar investigaciones. “A usted no lo conduce la conciencia (…) a usted lo conduce el miedo. Y su temor fundamental es que por fin sepamos qué tipo de crímenes deberemos referimos, de aquí en adelante, cuando hablemos de sus adendas, los apuros, los privilegios y los decretos de urgencia”, añadió.

César Hildebrandt le recordó a García Pérez que el “golpe de Estado” que pretendía perpetrarse en el Perú no venía de parte del Ejecutivo sino del Congreso de la República, comandado por Fuerza Popular, aliado del Partido Aprista Peruano.

“Quienes quisieron dar un golpe de Estado silencioso y dejar al Ejecutivo inútil decorado fueron los congresistas de Fuerza Popular y del Apra, aliados amantísimos cuando de blindar corruptos se trata. Ese blindaje empieza a terminarse. Ese es el origen del pánico”, recalcó.

Asimismo, Hildebrandt indicó que confía que el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, no conceda el asilo diplomático a Alan García.

“Vásquez sigue siendo un socialista moderado. Usted está a la derecha de María Delgado de Odría. Vásquez lucho por el respeto a los derechos humanos. Usted los violó sistemáticamente. Vásquez es un oncólogo a quien la práctica médica le ha dado una sensibilidad social especial (…) Por último, Vásquez no es un ladrón”, recalcó.