Solo queda esperar la decisión de la República Oriental del Uruguay. El Gobierno peruano entregó ayer a dicho país los documentos que sustentan la posición del Estado respecto de la situación judicial del expresidente Alan García Pérez y sobre el asilo político al que este aspira.

Para cumplir con toda formalidad, el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó al embajador de Uruguay en el Perú, Carlos Barros, quien se reunió con el vicecanciller Hugo de Zela aproximadamente a las 3.30 p.m. La cita se prolongó por aproximadamente media hora.

De acuerdo con un comunicado, el Perú entregó una nota diplomática a Barros, en la que se asegura que tanto el Poder Judicial como el Ministerio Público “han actuado con respeto estricto al debido proceso y a todas las garantías de la administración de justicia” en el caso del líder aprista.

Agrega que en nuestro país “impera la democracia, el Estado de Derecho y la separación de poderes, así como la plena vigencia de los derechos humanos y libertades fundamentales”. Además, afirma que el Gobierno peruano fundamenta su postura en el Compromiso de Lima por la “Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción” -suscrito este año-, así como en la Convención Interamericana contra la Corrupción de 1996, que firmaron las naciones miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Caracas, Venezuela, el 29 de marzo de 1996.

La mencionada nota diplomática resalta que el Compromiso de Lima recoge la intención de los países firmantes -entre ellos Perú y Uruguay- de adoptar las medidas que sean necesarias para luchar contra la corrupción y cooperar en esa tarea.

MENCIONA ALLANAMIENTO

El Perú también entregó al embajador Barros una documento explicativo elaborado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.Aunque el comunicado no ofrece mayores detalles sobre este último aspecto, fuentes de la Cancillería revelaron a Correo que se trata de un resumen de todos los casos abiertos que enfrenta García Pérez a la fecha, así como la situación en la que se encuentran y la condición en la que está incluido el exmandatario.

Agregaron que en la recopilación de la investigación preliminar sobre el Metro de Lima, por el cual el Poder Judicial dispuso 18 meses de impedimento de salida del país para el exgobernante, se consignó que este se allanó a dicho requerimiento, presentado por el fiscal José Domingo Pérez, miembro del Equipo Especial “Lava Jato” del Ministerio Público.

Las fuentes también refirieron que ambos documentos son breves, pues la nota diplomática tendría solo un par de páginas, mientras que el resumen del sector Justicia sumaría unas seis.La primera de estas -detallaron- se elaboró con la participación de la Presidencia de la República, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

SE ORGANIZAN

No obstante, la remisión de estos dos documentos no sería la última carta que se jugaría desde el Perú para evitar la aprobación de un eventual asilo para Alan García, quien ayer pasó su cuarta noche en la residencia del embajador Barros.

Marco Arana (Frente Amplio) reveló la intención de formar una comisión multipartidaria de congresistas que viaje a Uruguay para explicar a sus diputados y senadores la real situación del líder aprista, además de demostrarles que este no es un perseguido político.

Así, buscarán reforzar la corriente que ya existe en ese país en contra de acoger al también excandidato presidencial.“Queremos ver qué bancadas democráticas, más allá del simbólico ideológico, estamos en contra de la corrupción. Por eso, consideramos de manera multipartidaria pedir una reunión con nuestros pares para que estén informados (del caso)”, manifestó el legislador.Añadió que ya ha conversado con algunos de sus colegas parlamentarios para sumarlos a dicha iniciativa.

“Han mostrado su disponibilidad, de manera personal, la congresista Choquehuanca, Yonhy Lescano, Gino Costa y entendemos que también los de Nuevo Perú. Faltaría la bancada de Alianza para el Progreso (APP)”, expresó Arana.

Sobre el tema, resaltó que sería importante la presencia Gloria Montenegro (APP) en su calidad de presidenta de la Liga Peruana-Uruguaya.Detalló que incluso este viaje se programaría para las próximas horas y que, si el pleno no lo autoriza, la comitiva tendrá que realizarlo por su cuenta.Arana, además, recordó que su bancada ya envió una carta en contra del asilo al presidente uruguayo Tabaré Vázquez, al Senado y a la Cámara de Diputados de ese país.

El frenteamplista calificó como “muy grave” que Alan García sostenga que es objeto de una persecución política en Perú.  “Está poniendo en cuestión el acceso a la justicia y la independencia de nuestros poderes, y está apelando a que el Congreso está bajo acoso judicial”, advirtió. Por su parte, Humberto Morales (Frente Amplio) exigió que si se otorga a García el asilo, el Gobierno no debería darle el salvoconducto para abandonar el país.

INTERFERENCIAS

En contraste, el secretario general del APRA, Elías Rodríguez, enfatizó que si se concede el pedido de su líder, el Ejecutivo está obligado a otorgarle el salvoconducto para que pueda dejar el país, pese al impedimento de salida.El también legislador recalcó que, muy aparte de las opiniones que pueda tener este Gobierno y de una supuesta intención de querer influir en las autoridades uruguayas, es el jefe de Estado de dicho país quien tomará la decisión y que el Estado peruano deberá simplemente aceptar.

POR WHATSAPP

A su turno, otro parlamentario aprista, Mauricio Mulder, reveló detalles sobre la decisión de buscar refugio en Uruguay. En conversación con el diario uruguayo El Observador, relató que luego de que trascendiera la información de que el expresidente sería detenido el lunes, la dirección del partido coordinó vía WhatsApp cuál sería la mejor medida para evitarlo, luego de lo cual concluyeron que sería el pedir asilo a dicho país.El referido medio de comunicación también informó que García llegó solo a la residencia del embajador, “luego de haber burlado las ‘guardias’ periodísticas que lo esperaban en su hogar”.

SIN MÁS ADELANTOS

De otro lado, en cuanto a la evaluación de la solicitud del exmandatario, el canciller encargado de Uruguay, Ariel Bergamino, refirió que su Gobierno solo esperaba la documentación que el Estado peruano ofreció enviar.Sin embargo, al ser consultado sobre la predisposición en uno u otro sentido, el vicecanciller respondió: “Sería imprudente de mi parte adelantar postura”.En diálogo con Canal N, adelantó que si bien no hay plazos taxativos para pronunciarse sobre el pedido de asilo, tal decisión se tomará “a la brevedad”.

DEPLORA ACCIÓN

Entre tanto, Allan Wagner, exministro de García, criticó la reacción de dicho exmandatario tras su impedimento de salida.“Lamento que el expresidente Alan García haya solicitado asilo diplomático en lugar de colaborar con la justicia, como lo venía haciendo. No existe persecución política en el Perú y es indispensable que todos colaboremos para investigar y sancionar la corrupción”, escribió en su cuenta de Twitter.